Tu pericia sobre el Evangelio es mucho más importante que tu pericia sobre tenis - Dare 2 Share en Español
AYUDAR A LOS LÍDERES DE JÓVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.
AYUDAR A LOS LIDERES JOVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.

Tu pericia sobre el Evangelio es mucho más importante que tu pericia sobre tenis

by

Facebook
Twitter
LinkedIn

Recientemente hice una publicación en Instagram que recibió un montón de comentarios. Publiqué una foto de un chico en tenis con estas palabras: “He escuchado miles de sermones en mis más de 30 años de ministerio. De todos ellos, diría que el 30% del tiempo el predicador da el evangelio y el 30% de los que lo dan, lo presentan claramente. Muchos se olvidan incluso de mencionar la cruz. Predicadores, olviden su pericia de zapatos. Trabaja en tu pericia del evangelio”.

A juzgar por los comentarios en mi Insta, la publicación debe haber tocado un nervio.

Pero esta publicación no es una diatriba de zapatos. Es una diatriba del evangelio.

No me importa si usas zapatos de vestir, mocasines, Vans, Air Jordans o Crocs cuando predicas. Solo da el evangelio de manera clara y convincente cada vez.

Pensándolo bien, no uses Crocs.

Presenta el evangelio claramente cada vez que te pares detrás del púlpito, el atril o el soporte para iPad para presentar la Palabra de Dios a una audiencia. Aquí hay 5 razones por las que…

  1. Las almas dependen de ello.

“Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique?”. Romanos 10:14

Demasiadas veces cuando los predicadores predican, cometen “el pecado de asunción.” Suponen que solo porque la gente está allí, son salvos.

Pero no todos lo son. Te garantizo que hay personas que asisten regularmente a los servicios de tu iglesia (y reuniones de grupos de jóvenes) que no conocen a Jesús.

No puedo decirle cuántas veces he dado el evangelio en los servicios de la iglesia, reuniones de grupos de jóvenes, reuniones universitarias o conferencias cristianas, donde tanta gente puso su fe en Jesús que sorprendió a los líderes.

Cada vez que tienes un grupo grande en una iglesia, sala de jóvenes o en línea, inevitablemente hay personas perdidas viendo. Sus almas penden del hilo de la misericordia de Dios sobre las llamas del infierno. Dios está buscando un predicador como tú para dar el mensaje que pueda rescatarlos de una eternidad sin Cristo.

“¿Cómo oirán sin que alguien les predique?”

Ese alguien eres tú. Sin presión.

  1. Da confianza a tu gente para invitar.

“Me propuse más bien, estando entre ustedes, no saber de cosa alguna, excepto de Jesucristo, y de este crucificado.” 1 Corintios 2:2

Cuando era un pastor nuevo de una iglesia nueva, le dije a nuestra congregación el día #1 que el evangelio se daría claramente en cada sermón en cada servicio de la iglesia. Quería que la gente supiera que cada vez que trajeran a un amigo, pariente, compañero de clase, compañero de trabajo o familiar perdido, escucharían una presentación clara del evangelio y se les daría la oportunidad de responder.

¿Qué sucedió? Eventualmente, la gente comenzó a invitar a otros a la iglesia en masa y, como resultado, ¡muchos, muchos pusieron su fe en Jesús! ¡La iglesia creció y creció con nuevos discípulos y un entusiasmo renovado!

Aunque hace mucho que renuncié a esta increíble iglesia para dirigir Dare 2 Share, mi amigo, Rick Long, quien asumió el cargo de pastor predicador de esta iglesia, todavía da el evangelio claramente cada semana en cada servicio. Miles asisten a esta congregación ahora, la mayoría de los cuales fueron guiados a Jesús como resultado de escuchar el evangelio a través de la iglesia o de alguien en la iglesia.

Haz un pacto con tu iglesia, grupo de jóvenes o ministerio de que, cada vez que hables, el evangelio se dará claramente. Si tiene oradores invitados, asegúrese de que ellos también den el evangelio claramente.

Cuando haga esto, aumentará la confianza en los corazones de su gente para invitar a sus amigos a un lugar donde saben que sus amigos no alcanzados escucharán el mensaje de Jesús.

  1. El evangelio también cambia a los cristianos.

“El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios.” 1 Corintios 1:18

Nunca debemos superar la cruz y la tumba vacía. El mensaje de la Buena Nueva de Jesús es la esencia de lo que asegura nuestra salvación eterna y nuestra santificación presente. En un sentido, ya somos salvos del castigo del pecado a través de la justificación. Pero, en otro sentido, estamos “salvados” del poder del pecado a través de la santificación.

Es por eso que necesitamos continuar escuchando el evangelio como creyentes. Nos lleva de regreso a la raíz, la piedra angular, la historia de origen de nuestra fe. Nos recuerda que debemos seguir mirando a Cristo crucificado, resucitado y glorificado para seguir salvándonos del poder del pecado.

Como alguien dijo una vez: “Me predico el evangelio a mí mismo todos los días, porque lo olvido todos los días.” La predicación constante del evangelio transforma al creyente y al incrédulo por igual.

El mismo evangelio que salva al perdido, santifica al creyente. Si quieres una iglesia próspera espiritualmente, sigue llevándolos a la cruz, la tumba vacía y lo que significa «por fe de principio al fin» Romanos 1:17.

  1. Tu gente será capacitada en el proceso.

“Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras.” 1 Corintios 15:3,4

Alguien había entrenado a Pablo en el mensaje central del evangelio (“lo que yo mismo recibí”) y él, a su vez, entrenó a los corintios (“ante todo les transmití a ustedes…”) El enfoque implacable de Pablo en la predicación del evangelio trajo incrédulos a la fe y ayudó a los verdaderos creyentes a adquirir fluidez en el mensaje del evangelio. Y la fluidez del evangelio es necesaria para compartir las Buenas Nuevas de manera efectiva y clara.

Nunca olvidaré a un miembro de la iglesia llamado Rich que se me acercó cuando yo era pastor. Me dijo que tenía la oportunidad de guiar a uno de sus compañeros conductores de UPS a Cristo. Le pregunté: “¿Fuiste a nuestro entrenamiento de evangelismo en la iglesia? Él dijo “No”. Le pregunté: “Entonces, ¿dónde aprendiste a compartir tu fe? Su respuesta fue algo que nunca olvidaré. Él dijo: “Te escucho darlo claramente cada semana. ¡Así aprendí a compartir el evangelio! “

Si quiere ver a su gente crecer en la fluidez del evangelio, muéstreles cómo dar el evangelio de una manera clara y convincente cada semana en cada sermón.

  1. Trae gloria a Dios.

“Como ven, no andamos predicando acerca de nosotros mismos. Predicamos que Jesucristo es Señor, y nosotros somos siervos de ustedes por causa de Jesús. Pues Dios, quien dijo: «Que haya luz en la oscuridad», hizo que esta luz brille en nuestro corazón para que podamos conocer la gloria de Dios que se ve en el rostro de Jesucristo. Ahora tenemos esta luz que brilla en nuestro corazón, pero nosotros mismos somos como frágiles vasijas de barro que contienen este gran tesoro. Esto deja bien claro que nuestro gran poder proviene de Dios, no de nosotros mismos.”. 2 Corintios 4:5-7 NTV

Cuando predicamos el evangelio y se cambian vidas, se salvan almas y se transforman familias, “deja bien claro que nuestro gran poder proviene de Dios, no de nosotros mismos.”

Cuando predicas el evangelio y la gente pone su fe en Cristo, Dios es glorificado.

Pero, aunque nadie confíe en Jesús, Dios es glorificado. ¿Por qué? Porque el mensaje de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús demostró la gloria de Dios como ninguna otra cosa en la historia.

Como Pablo escribió en Efesios 3:8-11: “Aunque soy el menos digno de todo el pueblo de Dios, por su gracia él me concedió el privilegio de contarles a los gentiles acerca de los tesoros inagotables que tienen a disposición por medio de Cristo. Fui elegido para explicarles a todos el misterioso plan que Dios, el Creador de todas las cosas, mantuvo oculto desde el comienzo. El propósito de Dios con todo esto fue utilizar a la iglesia para mostrar la amplia variedad de su sabiduría a todos los gobernantes y autoridades invisibles que están en los lugares celestiales. Ese era su plan eterno, que él llevó a cabo por medio de Cristo Jesús nuestro Señor.”

Predicar el Evangelio. Predícalo en cada sermón. Predíquelo para hacer avanzar el reino de Dios y magnificar la gloria de Dios.

Y, adivina qué, estarás aumentando tu pericia en zapatos en el proceso. Como nos dice Efesios 6:15, “Pónganse como calzado la paz que proviene de la Buena Noticia a fin de estar completamente preparados. “

¡Así que átate a esos teniscitos y comienza a predicar el evangelio!

related articles

free youth ministry resources

Free youth ministry curriculum, books, evangelism training, ebooks, videos, and more! Download your free resources now and grow your youth ministry.

Start building a Gospel Advancing ministry.

Get weekly tips and training.