La Causa - Dare 2 Share en Español
AYUDAR A LOS LÍDERES DE JÓVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.
AYUDAR A LOS LIDERES JOVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.
"… vayan y hagan discípulos..."

LA CAUSA

¿Cuál es la causa?

Los jóvenes de hoy viven en un mundo centrado en las causas. Comunican sus causas con sus zapatos, camisetas, fotos de perfil y hashtags. Esto habla de un profundo anhelo de ser parte de algo grande, algo trascendente, algo que cambiará el mundo.

Decimos «La Causa» a la próxima generación como una forma diferente de decir la Gran Comisión y conectarnos con el corazón de los jóvenes. Jesús dijo, “Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10). Y Su último mandato a Sus discípulos fue “vayan y hagan discípulos” (Mateo 28:19).

Creemos que lo que impulsó a Jesús debe impulsar a cada creyente. Es por eso que La Causa de Cristo es el centro de todo lo que hacemos. Y cuando los jóvenes son capturados por La Causa, ¡se convierten en una fuerza imparable para el Reino de Dios!

El Círculo de la Causa

Ya seas un pastor de jóvenes o un joven, tienes 100 veces más influencia sobre tus amigos que un extraño. EL Círculo de la Causa es una herramienta simple que te ayudará a ser más intencional al compartir el mensaje de Jesús con tus amigos. Está construido alrededor de tres prioridades simples que Jesús vivió durante su ministerio terrenal. Estas mismas prioridades te ayudarán a compartir tu fe de manera efectiva: Orar. Cuidar. Compartir.

Spanish Cause Circle

Así es como funciona:

Orar. ¡Todo comienza con la oración! Jesús a menudo tomaba tiempo para poder estar a solas con su Padre en oración. Él sabía lo importante que era hablar con Dios acerca de las personas, antes de hablarles a las personas acerca de Dios… y lo mismo es cierto para nosotros. Cuando comenzamos orando por las personas a las que buscamos alcanzar con el Evangelio, preparamos sus corazones para escuchar las buenas nuevas de Jesús.

Cuidar. Jesús también modeló cuán importante es atender las necesidades de las personas. Jesús a menudo sanó a los enfermos, alimentó a los hambrientos y ayudó a los heridos. Se preocupaba por la persona en su totalidad, no solo por sus necesidades espirituales. De la misma manera, debemos amar a aquellos a quienes tratamos de alcanzar. Hacemos esto escuchándolos y cuidándolos. ¡No son proyectos, son personas!

Compartir. Después de la oración y el cuidado, debemos compartir con amor, claridad y confianza el mensaje del Evangelio. Cuando invitamos a alguien a poner su fe en Cristo, lo estamos invitando a tomar la mejor y más grande decisión de toda su vida. Una relación restaurada con Dios es absolutamente la mejor noticia del planeta, ¡así que no tengas miedo de pedirles que confíen en Jesús!

Si dicen “no” o “ahora no”, continúa con el proceso Orar, Cuidar, Compartir. Y si te dicen que sí, ¡festeja! Luego conéctelos a una buena iglesia, ayúdalos a crecer más profundamente en la fe y desafíalos a comenzar su propio Círculo de Causa de Oración, Cuidado, Compartir con sus propios amigos.

Tus amigos pueden estar en diferentes etapas de EL Círculo de la Causa. Para realizar un seguimiento de cómo orar por ellos y acceder a poderosas herramientas para compartir el Evangelio, ¡asegúrate de descargar la aplicación Life in 6 Words! 

Actividad para el grupo de jóvenes: Pausa por La Causa

Si deseas comenzar a implementar La Causa en tu ministerio juvenil, aquí hay una idea simple de 5 minutos para comenzar.

Cada semana, pon pausa al programa y toma 5 minutos para que los estudiantes hablen sobre sus historias compartiendo su fe. Aquí hay algunos consejos:

  • Diles a los jóvenes que sus historias pueden ser sobre ellos orando por amigos no alcanzados, cómo están sirviendo a sus amigos a través de actos de bondad o iniciando conversaciones espirituales y compartiendo el mensaje del Evangelio.
  • Varia el formato de compartir cada semana: comparta en parejas, en grupos pequeños o frente a todo el grupo. Anime a los jóvenes a compartir lo bueno, lo malo y lo feo de sus conversaciones sobre el Evangelio (incluidas las oportunidades perdidas).
  • Anime a los jóvenes a compartir lo bueno, lo malo y lo feo de sus conversaciones sobre el Evangelio (incluidas las oportunidades perdidas).
  • Después de cada historia, detente y pídele a alguien que ore específicamente por las personas involucradas.

Después de cada historia, detente y pídele a alguien que ore específicamente por las personas involucradas. A medida que incorpore rutinariamente este tiempo de narración de historias en la programación de su ministerio, ayudará a mantener a sus alumnos enfocados en compartir su fe en su vida cotidiana. ¡Además, serán desafiados y alentados al escuchar acerca de los esfuerzos de compartir el Evangelio de los demás!

Consejos útiles:

  • Para incluir con éxito la Pausa por La Causa en tu programación semanal, habla con algunos líderes estudiantiles con anticipación y pídeles que compartan algo para ayudar a poner las cosas en marcha.
  • Como líder debes estar preparado para compartir historias sobre tus propios esfuerzos personales al compartir tu fe.

Recurso: Cómo Liderar La Causa en la Escuela

¿Quieres ayudar a tus jóvenes o amigos a comprometerse con la Causa de Cristo todos los días? Descarga este recurso gratuito de Dare 2 Share llamado 5 Ideas Cotidianas para que Estudiantes Compartan su fe en la Escuela.

Table of Contents