Haciendo discípulos que hacen discípulos - Dare 2 Share en Español
AYUDAR A LOS LÍDERES DE JÓVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.
AYUDAR A LOS LIDERES JOVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.

Haciendo discípulos que hacen discípulos

by

Facebook
Twitter
LinkedIn

Como discípulos de Jesús, es nuestra pasión y privilegio seguirlo. Y al hacerlo, Él nos ayudará (y a nuestros jóvenes) a crecer y ser más y más como Cristo. Es asombroso que nuestro Dios Triuno haya prometido guiarnos, enseñarnos y capacitarnos mientras buscamos servirle y hacer discípulos que hagan discípulos.

Esa es la dinámica sobrenatural que sustenta los esfuerzos de oración de cada líder juvenil para alinear la misión y la programación de su ministerio con la directiva de Jesús en La Gran Comisión. ¡Piénsalo! A medida que nos esforzamos consciente y consistentemente por hacer discípulos que hagan discípulos en el poder de Su Espíritu, nos estamos volviendo más y más como Cristo, día a día, momento a momento.

Considera estos versículos poderosos y acentuados que nos impulsan a hacer discípulos con propósito:

…el que afirma que permanece en él debe vivir como él vivió. (1 Juan 2:6).

…Cristo sufrió por ustedes, dándoles ejemplo para que sigan sus pasos. (1 Pedro 2:21).

…imiten a Dios en todo lo que hagan porque ustedes son sus hijos queridos. Vivan una vida llena de amor, siguiendo el ejemplo de Cristo.… (Efesios 5:1-2, NTV).

Imítenme a mí [Pablo], como yo imito a Cristo. (1 Corintios 11:1).

Lo que impulsó a Jesús debe impulsarnos

Nutrir a sus seguidores para que se convirtieran en discípulos que se multiplicaran fue el enfoque de casi todo lo que hizo Jesús. Detrás de cada uno de sus poderosos milagros, simples parábolas, toques suaves y reprensiones mordaces, había un corazón que latía, ardía y se partía por los que estaban perdidos. Y su pasión sin paralelo por rescatar a los que perecen se transfirió con toda su fuerza a sus discípulos cuando el Espíritu Santo vino en Pentecostés. El libro de los Hechos es prueba de ello.

Lo que impulsó a Jesús debería impulsarnos a nosotros: “Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” (Lucas 19:10). Esto es cierto en nuestra propia vida personal, pero también es un elemento central de un Ministerio juvenil que Avanza el Evangelio.

A menos que motivemos y movilicemos a nuestros estudiantes para que abracen La Causa de Jesús y lleguen a su mundo con el poder transformador de Su Evangelio, en realidad corren el peligro de perderse un principio fundamental de lo que significa ser un seguidor de Jesús. Pueden caer por error en la edad adulta con la mentalidad distorsionada de que su vida con Jesús es básicamente una serie de momentos aleatorios de «por favor, ayúdame ahora, Dios» y/o «manejo del pecado». Esta mentalidad está tan extendida entre nuestros jóvenes que los investigadores le han dado una etiqueta: deísmo terapéutico moralista. Lamentablemente, esta visión egoísta de la fe castra el caminar de los adolescentes con Dios y reduce su fe a algo que pueden (o no) molestarse en sacar del estante polvoriento cuando sienten la necesidad de una intervención divina o algún consejo tipo “4 -pasos-hacia-una-vida-mejor”.

Es por eso que es TAN crítico que realmente «enviemos» a nuestros jóvenes a la misión que Dios les ha dado mientras están bajo nuestro cuidado espiritual. Debemos hacer todo lo posible para ayudarlos a aprender a vivir su misión de llegar a sus redes sociales y escuelas con el mensaje del Evangelio. ¡Cuando los capacitamos y los movilizamos para hacer discípulos que hacen discípulos, nutrirán su crecimiento espiritual y le darán profundidad y propósito a su relación con Jesús, al mismo tiempo!

Personaliza tu plan
Entonces, ¿cómo movilizas a tus jóvenes por La Causa de Cristo? Se ve diferente en diferentes circunstancias, según los adultos voluntarios, los líderes estudiantiles, los estudiantes y sus situaciones escolares. Involucrará oración, alcance y presentaciones del evangelio en las reuniones de su grupo de jóvenes. Requerirá equipar y asesorar a tus estudiantes sobre cómo tener conversaciones espirituales serias (¡Vida en 6 Palabras puede ayudar con eso!). Puede involucrar la creación de una cultura de narración de historias en su grupo (vea «Pausa por La Causa«). Incluirá ayudarlos a crecer más profundamente a través del estudio de la Biblia, la enseñanza, el modelado y, en general, hacer la vida juntos, por nombrar algunos de los componentes clave.

Aquí no hay un enfoque único para todos, pero para obtener información práctica sobre cómo hacer discípulos que hacen discípulos, lo animo a descargar el recurso electrónico gratuito de Dare 2 Share «Construyendo un ministerio juvenil profundo y amplio… Ayude a sus jóvenes a convertirse en Multiplicadores de discípulos”. Este recurso está repleto de ideas prácticas que te ayudarán a desarrollar tu propio plan.

Pero debe planificar. Porque el «despliegue» efectivo no sucede solo. Como líder, deberás ayudar a tus alumnos instruyéndolos a través de la estrategia, las tácticas y las habilidades básicas para compartir la fe que necesitarán para alcanzar a sus amigos para Cristo y, a su vez, convertirse también en hacedores de discípulos.

related articles

free youth ministry resources

Free youth ministry curriculum, books, evangelism training, ebooks, videos, and more! Download your free resources now and grow your youth ministry.

Start building a Gospel Advancing ministry.

Get weekly tips and training.