Descubriendo el detonante perdido en el discipulado - Dare 2 Share en Español
AYUDAR A LOS LÍDERES DE JÓVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.
AYUDAR A LOS LIDERES JOVENES A EMPODERAR ESTUDIANTES A ALCANZAR SU MUNDO.

Descubriendo el detonante perdido en el discipulado

by

Facebook
Twitter
LinkedIn

Cuando se trata de nuestros estudiantes, tendemos a ver el evangelismo como un resultado. “Cuando mis jóvenes maduren lo suficiente en su fe, cuando estén en la Palabra lo suficientemente, cuando oren lo suficiente, entonces estarán listos para compartir su fe”.

Pero aquellos que han crecido en la iglesia a veces son los más lejos que están de ese resultado. Pueden absorber la teología y el contenido de tus lecciones, pero permanecen desenfocados y sin comprometerse de manera real y apasionada con Cristo. Se vuelven como esponjas que se empapan en la leche de la Palabra de Dios, pero nunca aprenden a exprimirse por los demás. Como resultado, su leche se daña y corren el riesgo de terminar como pequeños fariseos que conocen la verdad, pero carecen del corazón y la pasión para vivir para Cristo y compartir su verdad con los demás.

El detonante que enciende la pasión

Así que debemos buscar el detonante que falta para encender una pasión por Cristo en nuestros jóvenes. Creo que el elemento catalítico que falta en la mayoría de las estrategias de discipulado hoy en día es el proceso de ayudar a los jóvenes a adoptar La Causa de Cristo.

¿Cuál es Su causa? Está establecido para nosotros en Lucas 19:10: “Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” y nuevamente en Mateo 28:19 cuando Jesús declara, “Por tanto, vayan y hagan discípulos…” Jesús nos dice en términos inequívocos cuál es La Causa de Cristo.

Lo primero que Jesús les dijo a sus seguidores mientras los llamaba a convertirse en sus discípulos fue: “Vengan, síganme… y los haré pescadores de hombres” (Mateo 4:19). Claramente, una meta central detrás de Su reclutamiento de discípulos fue la evangelización. Luego, poco después de nombrar a Sus discípulos, los envió, mucho antes de que estuvieran bien entrenados o muy pulidos, probablemente dándoles una experiencia traumática que sirvió para motivarlos a escuchar y aprender de Él sobre cómo hacer mejor este asunto del evangelismo la próxima vez.

Y Sus palabras de despedida antes de ascender al cielo fueron: «Ustedes serán mis testigos…» que nos dan una imagen clara del modelo de discipulado de Jesús. De principio a fin, Su intención no era solo proporcionar a Sus seguidores una descarga teológica de la verdad; sino hacer discípulos que hacen discípulos.

Discipulado peligroso

Nuestros jóvenes están siendo desafiados en todas partes. Son desafiados en los deportes, en la escuela, por sus amigos. Casi el único lugar donde los jóvenes no se ven desafiados es en la iglesia.

Pero Jesús llamó a sus discípulos al peligro… a provocar… a ir en una misión de búsqueda y rescate de las almas perdidas. En Mateo 10, les advirtió de los peligros que estaban a punto de enfrentar y luego los desató para enfrentar esos peligros enviándolos en un viaje misionero en toda la comunidad.

Mucho de lo que consideramos hoy como hacer discípulos es un débil eco del modelo de Jesús. Tenemos discipulado sin peligro. Pero el discipulado sin peligro no es discipulado. Si soy un joven, no tengo nada que perder en un grupo típico de jóvenes excepto una hora de tiempo. Lo más cerca que estaré del peligro es cortarme con un papel al pasar las páginas de la Biblia durante una lección que se esté enseñando.

Dales un propósito a los jóvenes

Pero cuando un joven se encuentra en la posición de compartir su fe con sus amigos, todo cambia. Ahora tienen un propósito. Ahora tienen un interés creado en entender su fe para poder explicársela a otros de una manera clara y convincente. Ahora tienen hambre de verdad espiritual que pueda llegar a la vida de sus amigos perdidos y heridos. Ahora están motivados para orar con pasión al ver que el cielo y el infierno están en juego cuando se trata de las almas de sus amigos.

Jesús hizo de la difusión de su mensaje una pieza central en su estrategia de discipulado. Tu también puedes, usando el evangelismo como el detonante que le falta a tu estrategia de discipulado, para que sea vibrante y que cambie las vidas.

related articles

free youth ministry resources

Free youth ministry curriculum, books, evangelism training, ebooks, videos, and more! Download your free resources now and grow your youth ministry.

Start building a Gospel Advancing ministry.

Get weekly tips and training.